mevo-Blog‎ > ‎

mevoControl: Se impondrá el modelo prepago en los servicios públicos residenciales?

publicado a la‎(s)‎ 1 sept. 2010 8:06 por Juan Marino
Para nadie es un secreto que ante la saturación de los mercados de telefonía celular, los operadores están buscando nuevas fuentes de ingreso, y dentro de estas nuevas fuentes de ingreso están trabajando con la integración de dispositivos.

Es un avance lógico: las redes de telefonía celular tienen cubrimiento casi total en la mayoría de los países en los que se encuentra y los dispositivos móviles se pueden beneficiar de ese alcance para estar siempre en línea. La primera aplicación que se está extendiendo con relativa velocidad es la de servicios AVL (Automatic Vehicle Location – Localización Automática de Vehículos) que permite integrar dispositivos GPS a través de la red celular y tener un control en tiempo real de: posición, velocidad e incluso de otras variables como temperatura del motor o presión de aceite.

El siguiente servicio que se empieza a desarrollar es el de AMI (Advanced Metering Infrastructure – Infraestructura Avanzada de Medición) que permite integrar los medidores de servicios públicos (agua, gas, energía) para automatizar las operaciones de: lectura, corte y reconexión*. En un sistema AMI, los medidores usan la red de telefonía celular para estar conectados a un servidor central y desde ese servidor central se envían las órdenes de lectura, corte y reconexión y se reciben las respuestas (valores de medición, confirmación de corte y/o reconexión), todo a nivel electrónico.

Desde el punto de vista de empresas (el operador de telefonía y la empresa de servicios públicos) es un negocio donde ambos ganan: el operador de telefonía gana nuevos “usuarios” y los ingresos asociados a estos (por el servicio de transporte de los datos de las mediciones y de las ordenes de corte y reconexión) y la empresa de servicios públicos ahorra en gastos operativos (no hay que mandar a leer los medidores, ni a cortar, ni a reconectar), además de otras ganancias en términos de productividad y eficiencia operativa.

Sabiendo que esa solución es una alternativa viable a mediano plazo, las empresas de servicios públicos han empezado a mirar más allá, y se han dado cuenta que el modelo prepago les resolvería los enormes problemas de cartera con que tienen que lidiar en estos momentos.

Moverse al modelo prepago implica que el usuario tiene que pagar por adelantado el servicio. De ahí en más, toda la responsabilidad recae sobre el usuario mismo: hay una tarifa, un consumo y una cantidad de dinero disponible como balance, a medida que se usa el servicio, ese balance se disminuye en tiempo real y de forma proporcional al consumo, y si el servicio se corta es porque simplemente el usuario olvidó recargar. La gran diferencia con respecto al servicio de telefonía celular es que en este caso no se puede dejar de tener servicio ni un día. Pero el resultado logrado en términos prácticos es: cero deuda.

La condición de monopolio en la que normalmente operan las empresas de servicios públicos deja a los usuarios en estado de indefensión en caso de que se decidan a ir al modelo prepago.

Entre las posibles ventajas de esta solución es que, al tener una mejor “salud financiera” (no hay cuentas por cobrar por concepto de prestación del servicio, no hay deudas incobrables y no se ve afectado por la devaluación ni la inflación) y al ahorrar costos operativos importantes (ahorro de salarios de operarios que realizan lectura, corte y reconexión) se podría pensar que el valor de la tarifa (costo del servicio) se haría más bajo.

Entre las posibles desventajas de esta solución, es que esa situación “estricta” (corte automático ante balance cero) puede que estimule el fraude (conexiones por fuera de los medidores) lo que aumentaría los riesgos de problemas (esas conexiones fraudulentas no cumplen con los estándares).

Más allá de las ventajas / desventajas de este tipo de soluciones, la pregunta que queda en el aire es: será una buena movida a nivel social? Porque, será justo desconectar el servicio a un usuario un día sábado (porque hasta ese momento alcanzó su balance) y no tiene dinero porque su fecha de pago cae en día feriado y se hace efectivo en el siguiente día hábil? El mercado tendrá la respuesta y la última palabra.

------------
(*) AMI es la evolución de AMR (Automatic Metering Reading – Lectura de Medición Automática) que se limitaba solamente a la operación de lectura de consumo.

Para comentarios: http://mevolucion.blogspot.com/2010/09/mevocontrol-se-impondra-el-modelo.html